Eat with me, baby.

Ni el esperanto ni la música, si hay un idioma universal es la comida.
Seguramente porque con la boca llena uno solo puede cabecear y emitir soniditos guturales del tipo “¡mmmmm!” que se entienden en cualquier idioma. Algo que aprovecha la red social gastronómica de la que os hablaremos hoy.

Se llama Eat with me y permite a los usuarios de todo el mundo crear eventos gastronómicos de cualquier tipo (desayunos de oficina, comidas en una azotea, picnics en el parque…) a los que cualquier comensal puede apuntarse (hay que poner un número máximo de invitados si no quieres acabar montando una rave en tu balcón).
Esos invitados serán, con toda probabilidad, desconocidos que residen o viajan por tu zona y se han dado cuenta de que la mejor forma de conocer a locales que cocinan comida local (o cualquier exotismo que se te ocurra), es colándose en su casa a devorar un plato con ellos.

¿No os parece una forma increíble de saborear mundo?

eat-with-me-melbourne