La receta de los domingos: crema de champiñón y trufa (por Rafa).

crema de champiñones y trufa

Si en los videojuegos de SuperMario Bross, los champiñones otorgaban poderes, será por algo.

Para empezar, porque contienen grandes dosis de ergotioneína, un aminoácido de origen vegetal que abastece de energía (ATP) a las mitocondrias celulares, aumentando el grado de eficacia con que el oxígeno interviene en el metabolismo. El resultado es una mayor producción de CO2 y menor fabricación de ácido láctico. A la par, la ergotioneína actúa en el organismo como poderoso antioxidante, cuyos efectos son particularmente apreciables en el hígado, el cristalino de los ojos y los glóbulos rojos (protege a la hemoglobina de la oxidación).

… y para continuar, porque son un ingrediente económico, muy versátil y muy fácil de preparar.

Esta semana, lo haremos en una CREMA DE CHAMPIÑÓN Y TRUFA (por Rafa).

INGREDIENTES:

–         400 gramos de champiñones para la crema.

–          8 champiñones y cebollino picado para decorar.

–          850 ml de caldo de verduras.

–          150 ml de nata especial para cocinar.

–          Puerro.

–          Cebolla.

–          Aceite de trufa blanca.

–          Patata pequeña.

–          Crostones de pan calentados al horno para decorar.

–          Tomillo, sal y pimienta.

 
PREPARACIÓN:

Limpiar los champiñones de tierra y cortar a mitades.
A su vez cortar un poco de puerro y cebolla ( no hace falta que sea muy fino ya que después lo vamos a triturar).

Ponerlo a sofreír todo junto, dorar un poquito.
Cuando veamos que el champiñón empieza a soltar agua, añadiremos un poquito de vino blanco, esperaremos a que hierva y luego le incorporaremos el caldo de verduras ( o caldo de pollo si queremos que tenga un poquito mas de sabor) hasta que cubra y un poquito más.
Le pondremos también un poco de tomillo deshojado que combina muy bien con el champiñón.

Dejaremos hervir durante 20 o 30 minutitos a fuego suave.
Le podemos añadir un poquito de patata cortada pequeña para que sea un poquito mas espesa (aunque si queremos que realmente tenga bastante sabor a champiñón es mejor no añadirla).

Justo antes de tritutrar añadiremos un poco de nata (Si preferimos no hacerlo porque cocinamos para gente con intolerencias no hay ningún problema, estará igualmente muy buena). Trituraremos bien por una licuadora hasta que esté bien homogéneo.

Una vez triturada le incorporaremos un chorrito de aceite de trufa blanca de buena calidad y mezclaremos con varillas.

La podemos servir con unos costroncitos de pan hechos al horno con tomillo, un poquito de cebollino picado, cebollita crujiente, y un poquito más de aceite de trufa por encima.

¡Bon profit!